Benjamín Prado

Escritor

Miércoles, 17 de Mayo de 2006

 

El novelista y poeta acaba de publicar su nueva novela "Mala gente que camina", título que recoge un verso de Antonio Machado, donde denuncia el robo de niños a las presas republicanas para serles entregados a las familias afines al régimen durante la Guerra Civil. El autor ha charlado con los lectores.
FOTO: VIOLETA MOLINA

 

Los internautas preguntan a Benjamín Prado

 
 

martula

1. 17/05/2006 - 17:30h.

 

¿Cuánto tiempo tarda en escribir una novela desde su planteamiento hasta que le pone el punto final? ¿Cuando comienza a escribir, ya sabe lo que va a contar o deja que la novela le sorprenda? Gracias

 

No es algo fijo. En este caso, he tardado alrededor de cuatro años. Ten en cuenta que he tenido que leer cientos de libros, documentarme con cuidado y hacer una tarea de investigación que era difícil, porque de ese tema de los niños robados a los republicanos y entregados a familias afectas al Régimen no se sabía gran cosa, sólo lo que contaron en un documental de TV3 y en un libro los historiadores Montse Armengou, Ricard Belis y Ricard Vinyes. Yo busqué en libros de antiguas presas de cárceles franquistas, en publicaciones locales, donde la represión está contada puerta a puerta y apellido a apellido, en páginas de internet... Fue como armar un rompecabezas y eso es algo que lleva tiempo. Pero lo he pasado bien y tenía todo el tiempo la impresión de que esta historia tenía que ser contada.

 

marta

2. 17/05/2006 - 17:18h.

 

¿Qué tanto por ciento de sus historias están basadas en hechos o personajes reales, y cuántas son completamente ficticias?

 

En el caso de "Mala gente que camina", hay una parte enorme de la novela que está hecha con personajes reales y situaciones históricas, aunque algunos de esos personajes parezcan, la verdad, increíbles, como el psiquiatra y militar Antonio Vallejo Nájera, que consideraba que el marxismo es una enfermedad mental y contagiosa, por lo que había que quitarle a los rojos sus hijos para curarlos a base de doctrina nacionalsindicalista. O Pilar Primo de Rivera, con sus mojigatas recomendaciones a las mujeres del nuevo Estado. En cualquier caso, lo divertido de escribir una novela de este tipo es que no sólo tienes que invertar personajes de ficción que se relaciones con los reales, sino conseguir que los reales funcionen como personajes de ficción.

 

mm

3. 17/05/2006 - 18:03h.

 

¿Qué le recomendaría a alguien que sueña con ser escritor pero no sabe por dónde empezar?

 

Que empiece cuanto antes y no pare ni para tomar aire.

 

FlexScan

4. 17/05/2006 - 16:59h.

 

¿Por qué se escriben últimamente tantos libros acerca de la Guerra Civil? ¿Cree que es lo apropiado o tenemos que empezar a perdonar de una vez por todas?

 

Seguramente porque aún hay muchas cosas que no se saben sobre ella, como por ejemplo este asunto de los niños robados por la dictadura a los republicanos, del que trata mi novela. En cualquier caso, creo que lo que tenemos que comprender es que el perdón y el olvido son cosas distintas y que la Historia de un país no se puede hacer sumando medias verdades. La Historia hace mala pareja con el silencio.

 

Alberto

5. 17/05/2006 - 17:13h.

 

Estuve en la presentación de Barcelona y presencié la discusión (amable) sobre Ridruejo entre J. Gracia y ud. ¿Cree realmente que Ridruejo era tan preverso como da a entender? Por otro lado, ¿Cree sinceramente que el fanquismo fue una escuela del mal para el nazismo?

 

Yo siempre estoy dispuesto a la discusión amable. Jordi Gracia es la persona que más sabe en este país de Dionisio Ridruejo y comprende que en mi novela él es un personje de ficción al que le he dado un papel simbólico: el de representar a todos esos escritores falangistas que manipularon sus biografíaS y bibliografías para vivir después de la dictadura con la misma impunidad que habían vivido siempre, y algunos queriendo, además, pasar por demócratas de casi toda la vida e inocentes de todos sus crímenes. Yo sé que Ridruejo se apartó de Franco porque lo consideraba poco fascista y que tuvo una evolución extraordinaria, pero también que era jefe de la Falange en Valladolid cuando en esa ciudad se asesinó a más de 15.000 personas y que no sólo no vio nada de lo que hacían sus camaradas, sino que en sus memorias le dedica al asunto cinco líneas y exculpatorias.

 

Raúl

6. 17/05/2006 - 17:26h.

 

He terminado tu novela ayer mismo y me ha gustado bastante. De todos modos, quisiera que me explicases por qué el protagonista es tan vehemente al defender las actuaciones y postulados de los vencidos - lo cual no siempre es fácil-. No vivió la guerra ni la posguerra, y por tradición familiar no le viene - al menos analizando el modo de pensar de su madre-. Otra cosa, para futuras reimpresiones de la obra, -posible errata de imprenta- Bahamontes no se llamaba Francisco sino Federico.

 

Yo quería que el narrador sufriera un gran cambio que, sin embargo, consiste en cambiar una sola letra, la que separa el cinismo del civismo. Al comenzar la novela, es un hombre desencantado, que actúa por inercia y sin grandes esperanzas en casi nada. Pero según va conociendo la historia tremenda que sufrieron las hermanas Serma, que son las protagonistas del libro, se va indignando e implicando en su trabajo de búsqueda de esa historia enterrada, como tantas, por el miedo y la mentira. En cualquier caso, también está el personaje de la madre del narrador, que hace de contrapunto y discute con él casi todos sus argumentos. No creo, en absoluto, que "Mala gente que camina" sea un libro ofensivo, ni que esté lleno de ira: sólo lo está de ganas de saber la verdad.

 

Blanfo

7. 17/05/2006 - 17:36h.

 

Convénzame para que lea su novela, hábleme de sus personajes...

 

Básicamente, es la historia de un profesor que prepara una conferencia sobre Carmen Laforet cuando, por puro azar, conoce la existencia de una escritora llamada Dolores Serma que era amiga de Laforet y que, mientras ésta escribía en el Ateneo de Madrid "Nada", ella escribió a su lado un libro llamado "Oxido" en el que, pese a ser militante de la Sección Femenina y voluntaria del Auxilio Social parece denunciar un tema terrible: el del robo de niños a los republicanos. La novela es la historia de cómo ese profesor investiga la vida de Serma y de los lugares terribles por los que tiene que pasar. Tan terribles que, para equilibrar, lo convertí en un tipo divertido, de humor bastante ácido. Cuando algunos lectores me dicen que, a pesar de todo, se han reído mucho leyendo la novela, me siento aliviado.

 

MIGUEL ANGEL

8. 17/05/2006 - 17:40h.

 

Buenas tardes, Benjamín. Felicidades. Permite que me sienta orgulloso por tu éxito en las artes y en la vida, desde que te conocí cuando tenías 10 ó 12 años no ha dejado de asombrarme tu valía como poeta, novelista y "comunicador", pero más aún tu capacidad para hacer amigos y mantenerlos. Sólo un apunte: me hubiera gustado verte, veros, en la presentación ayer de la revista larepublica.es en el Ateneo de Madrid. ¿Quieres dar alguna opinión sobre el tema?

 

Bueno, nadie me invitó.

 

megüi

9. 17/05/2006 - 17:04h.

 

Algunas personas se han escandalizado por su analogía, en un comentario acerca de su última novela, entre ETA y la falange. ¿Cómo es posible que este pueblo se haya olvidado de las atrocidades cometidas por este ¿partido??

 

Desde luego, en mi opinión la Falange fue un grupo armado, una banda paramilitar que se dedicaba impunemente al crimen, la tortura, las violaciones... Ya sabes lo que dijo Primo de Rivera: él sólo creía en "la dialéctica de los puños y las pistolas." A eso, hoy lo llamamos terrorismo.

 

adriana

10. 17/05/2006 - 18:08h.

 

Escribo desde México. Acá hace años Plaza&Janés España distribuyó Raro. Y también un par de novelas de Ray Loriga. De modo que aunque poco, los conocimos como la generación baby boom. ¿Realmente fue un movimiento literario importante? ¿Se reconoce como parte de esa generación? Gracias por su respuesta.

 

¿Baby boom? Suena como el nombre de un chicle, o tal vez como el de un club de carretera. Y no, no me reconozco parte de nada. De hecho, prefiero desertar de casi todo.

 

Kon Dosco

11. 17/05/2006 - 17:01h.

 

¿A qué crees que responde esta ola de revisionismo a lo Moa, Vidal....?

 

Tal vez se deba a que, en nombre de la transición, en nuestro país se han callado demasiadas cosas, y el silencio a veces lo ocupan los mentirosos, o los tergiversadores.

 

avelino

12. 17/05/2006 - 18:11h.

 

¿Sigues escuchando rock 'n' roll'? ¿Qué grupos me recomendarías de la actualidad? Muchas gracias

 

Me gusta mucho lo que hace Christina Rosenvinge. Me hacen gracia los chicos de Pereza. Oigo "El regreso" de Andrés Calamaro. Y, por supuesto, a mi Dylan, mis Stones, mi Joaquín Sabina... Un millón de cosas, como siempre.

 

ale

13. 17/05/2006 - 18:05h.

 

Hola Benjamín. Me interesa tu poesía y querría preguntarte dónde crees que se encuentra el origen de la inspiración que produce un poema. Gracias.

 

No creo en la inspiración, que siempre me ha parecido una mala coartada. Creo en las ideas, y de ahí es de donde salgo siempre. Lo primero que sé es sobre qué quiero escribir, luego ya pienso en cómo me conviene hacerlo en cada caso.

 

Quedalapalabra

14. 17/05/2006 - 18:00h.

 

Felicidades por este nuevo libro. Aún no lo he leido, pero me parece un tema muy interesante y muy valiente por tu parte que lo hayas abordado. Me gustaria saber si te ha resultado muy complicado contactar con las familias afectadas. Un abrazo.

 

Gracias. La verdad es que la búsqueda ha sido difícil, porque el asunto estaba enterrado a gran profundidad. Pero ahora estoy sorprendido por la cantidad de cartas que me manda gente que me dice, por ejemplo, que ya sospechaba que eso le ocurrió a ella misma, o a personas de su círculo. Una mujer de Valladolid acababa diciendo algo que me impresionó mucho: "Ahora ya no sé si soy quién siempre he creído." Y también se me han acercado personas que fueron niños internados en algún hospicio del Auxilio Social, a contarme su historia y la de sus familias. Bueno, es que las cosas se hacen visibles en cuanto se nombran, ¿no?

 

Pedro

15. 17/05/2006 - 17:54h.

 

¿Es Dolores Serma un personaje real (aunque tenga otro nombre)? Me ha encantado la novela, incluída la puntilla de calzarle un lustro como remate a la osamenta córnea del legal de la neuróloga. Salud.

 

No, pero me ha hecho ilusión que muchos periodistas me confesaran que antes de ir a entrevistarme habían mirado en Google qué salía al teclear el nombre de Dolores Serma, incluso uno me preguntó si pensaba hacer una edición crítica de su supuesta única novela, "Óxido". Pero lo que me ha encantado es que dos de los presuntos amigos de Dolores en "Mala gente que camina", Miguel Delibes y José Manuel Caballero Bonald, me hayan asegurado que se encuentran bien como personajes de ficción en mi libro. Caballero Bonald dijo, en una charla pública que tuvimos ayer mismo en la librería del Reina Sofía, que fue a leer el párrafo de sus memorias donde se supone que habla de Dolores Serma y que casi le extrañó no verla allí.

 

Rizzo

16. 17/05/2006 - 18:03h.

 

Hola Benjamín, no he leído tu última novela, pero me encantó tu libro de relatos "jamás saldré vivo de este mundo". Las banderas son para los idiotas se ha converitdo en una de mis frases preferidas... Volverás a los relatos o te afincas ya en la novela?

 

Gracias. Sí, volveré a escribir relatos, de hecho nunca he dejado de hacerlo y tango algunos por ahí. Pero sólo publicaré un libro cuando me gusten completamente todos y cuando crea que funcionan bien juntos. "Las banderas son para los idiotas" es una de las cosas que más me ha gustado escribir en mi vida, porque como sabes lo hice a medias con Juan Marsé, que es un escritor al que adoro. De hecho, el apellido de la protagonista de "Mala gente que camina", Serma, es Marsé dicho en otro orden.

 
 

Mensaje de despedida

Bueno, es hora de irse. Gracias a todos y perdón a los que no me ha dado tiempo a contestar. Nos vemos, oímos o leemos pronto.

 
 

Webs de PRISA

cerrar ventana