ELPAÍS.com
EL PAÍS Semanal

Reconstruimos aquí la vida de los mineros chilenos que permanecieron 69 días atrapados en la mina San José, a 622 metros bajo tierra. Una emocionante operación de rescate, realizada con una cápsula diseñada con la ayuda de la NASA y seguida en directo por 1.000 millones de personas todo el mundo, devolvió a estos 33 hombres a la superficie.

Por Francisco Peregil

COMPÁRTELO »

  • Eskup
  • Facebook
  • Twitter
  • Menéame

Evo Morales no se ha puesto en contacto con nosotros

24 años y una niña de año y medio

Eskup

» ¿Qué es eskup?

Para poder escribir en Eskup y participar en esta conversación tienes que registrarte. Date de alta aquí »

Carlos Mamani

El boliviano

Carlos es el único inmigrante del grupo y uno de los poco con la educación secundaria completa. Si quisiera y tuviese medios económicos, podría estudiar en la universidad. La primera semana en que se produjo el contacto con los mineros, la esposa de Carlos, Verónica Quispe, de 20 años, se quejó públicamente de la actitud del Gobierno boliviano hacia ella y su familia.

Lamentó que el cónsul de su país sólo llegase al campamento a los 18 días, uno después de que se supieran que estaban vivos. "Trajo pañales y ropa para mi niñita de año y medio. Y dijo que podía ofrecerle una beca para que Carlos comience a estudiar en la universidad. Pero no quedó claro si se la iban a ofrecer. Y el presidente Morales no se ha puesto en contacto con nosotros. El Gobierno boliviano nos dejó abandonados a nuestra suerte. No sé qué hubiésemos hecho mi madre, mi niña Emily y yo, si mi esposo hubiera muerto. En Chile, sin embargo nos han tratado muy bien". Sería por eso que en la primera grabación de vídeo, al mirar a la cámara, Mamani dijo: "Un saludo a todo Chile". Sin embargo, pocas semanas después, Evo Morales recibió en La Paz a Verónica y le prometió ayuda cuando saliera Carlos de la mina. La opinión de ella sobre su presidente cambió de forma radical. Su intención es que el marido no vuelva a entrar en una mina y parece que lo van a conseguir.

Verónica Quispe es esposa de Carlos Manani Solis y su hija en brazos es Emely Manani Quispe, uno de los mineros. /©Bruno Junqueira

Verónica Quispe es esposa de Carlos Manani Solis y su hija en brazos es Emely Manani Quispe, uno de los mineros. /©Bruno Junqueira

La madre de Verónica y suegra de Carlos, Sabina Pacaje, de 37 años cuenta cómo afectó la tragedia de Carlos a la familia. Su propio marido, Jonny Quispe, de 39 años, trabajaba en la mina y se salvó sólo por apenas 20 minutos. "Alcanzó a oír el derrumbe, pero pensó que era una descarga de materiales. Ahora está un poco estresado, ha perdido peso y el apetito porque a cada momento piensa que pudo haber muerto".

Sabina relata que su hija y Carlos Mamani se conocieron en 2004 en una plantación de tomates de la región norteña de Arica. La peculiar historia de amor se interrumpió a los dos meses cuando Jonny Quispe, el marido de Sabina, emigró a Copiapó para trabajar en la vendimia. Carlos Mamany siguió los pasos a los Quispe y le pidió a Jonny la mano de Verónica. "Mi esposo, le dijo: 'Vale, pero antes tienes que traerte de Bolivia a tu papá y a tu mamá, para que conversemos'. Pero él no tenía ni papá ni mamá. Nosotros lo conocíamos dos meses de Arica, y dos meses de aquí en Copiapó. Así que le dijimos: "Pareces buena gente y estamos confiando en ti no más. Pero necesitamos conocer a tu familia. Él nos dijo que tenía hermanos en Bolivia. Entonces, una vez que terminamos el trabajo de la parra, fuimos todos a la Paz, a ver a Luis Mamani, su hermano mayor. Los Mamani son tres varones y seis hembras. Buena gente. Yo le entregué mi hija al Carlos y el hermano mayor me entregó al Carlos. Desde entonces, es como hijo. Y él dice que me quiere como a su mamá. Se casaron en Copiapó hace tres años. Mi hija trabajaba también en la parra hasta que se quedó embarazada de la Emily. El Carlos estuvo trabajando por primera vez en una mina, la Condesa, durante cuatro meses. Pero él quería progresar. Estudió para manejar maquinaria pesada y tiró currículo en tres empresas. La primera que salió fue aquí. Mi marido sólo llevaba dos meses cuando se derrumbó la mina. Pero el Carlos había entrado el primero de agosto aquí y al quinto día pasó el accidente".

En la primera videoconferencia, su hija Emily, de un año y medio, tocaba la pantalla con las manos creyendo que podía acariciar la cara de su padre.

ELPAÍS.com
Miguel Yuste 40
28037 Madrid [España]
Tel. 91 337 8200
EL PAÍS Semanal

COMPÁRTELO »

  • Eskup
  • Facebook
  • Twitter
  • Menéame