Babelia961

El RINCÓN

Una bailarina frustrada

Fotos: Bernardo Pérez

Selecciona los distintos elementos de la fotografía para conocer pequeños detalles de la vida de Julia Navarro

Cerrar

"Mi manía es escribir rodeada de libros y junto a un vaso lleno de agua", confiesa Julia Navarro. No es sólo profeta en su tierra. En Italia, Polonia y Alemania desde el primer momento sus obras tuvieron una gran acogida. "Vendo una barbaridad. En Italia de La sangre de los inocentes vamos por cerca de los 200.000 ejemplares. Y Dime quien soy se vende ya en castellano y han comprado los derechos", cuenta.

Cerrar

"Para mí el retrato de mi madre a carboncillo es lo más querido de este despacho. Murió cuando estaba escribiendo La sangre de los inocentes. Nos parecemos mucho", cuenta la autora que se refugió en la escritura para superar su muerte.

Cerrar

"A veces le quito el despacho a mi marido. Depende", explica Navarro. Su pareja es el periodista de política y novelista Fermín Bocos. "Y este escritorio es una herencia de mi tío. Pesa muchísimo y va con la silla", continua la escritora que enseña sus libros a su familia cuando casi están terminados.

Cerrar

Cuando Álex, el único hijo de Julia Navarro de 17 años, era pequeño pidió y le regalaron un perro. Le pusieron Tifis, el nombre del timonel del Argo. Hoy es la mejor compañía de la novelista. Cada día dan un paseo por el Parque de Oeste, de Madrid, durante hora y media y ella medita sus proyectos. "Estoy dándole vueltas a la que será mi último libro, pero no me sentaré hasta finales de año".

Bayona
Libros

Libros

Cuadro

Cuadro

Perro

Escritorio

Escritorio

Perro