Babelia964

El RINCÓN

David B. dibuja sin parar

Fotos: Ana de Labra

Selecciona los distintos elementos de la fotografía para conocer pequeños detalles de la vida de David B.

Cerrar

El reloj es un trocito de la historia personal de David. Era distribuido a los trabajadores  de los antiguos Ferrocarriles Italianos y perteneció al abuelo de su pareja. “Ilaria me lo ha regalado para crear un vínculo entre su abuelo, al que amaba mucho, y yo, que no llegué a conocerle”, cuenta. Está siempre a su lado.

Cerrar

Entre los objetos que David B. se llevaría a una isla desierta están seguramente sus acuarelas que le permiten trabajar viajando. Por eso, las llevo siempre conmigo. Tras  varios viajes por  Italia ha escrito Journail d´Italie, del que está ultimando la segunda parte, que conserva el mismo título pero va a contar sus viajes a Extremo Oriente.

Cerrar

David B no se desprende nunca de su cuaderno. El que tiene encima de su escritorio es de tapa rígida y negra, las páginas porosas para adsorber los colores y la tinta china. “Para empezar compro cuadernos del lugar donde estoy y los uso para recoger las imágenes y sensaciones que aquella ciudad me transmite”, explica mientras hojea una libreta donde trazó bocetos y pequeñas anotaciones durante su viaje a Osaka.

Cerrar

La mesa es el mueble que tiene más historia de un estudio sencillo con un aire esencial y casi impersonal. Estaba olvidado en una vieja casa de campo de la familia de Ilaria, su pareja. “Perfecta para dibujar”, dice el autor, “porque es muy profunda y se puede tener siempre enfrente las fotos y los bocetos que inspiran el trazo”.

David B.
El reloj

El reloj

Las acuarelas

Las acuarelas

El cuaderno

El cuaderno

La mesa

La mesa