Los 100 del año

Con valor añadido

Por Gabriela Cañas

Muchos y muy buenos narradores han utilizado alguna vez como fuente de inspiración las noticias de la prensa para tejer las tramas de sus relatos. No es de extrañar. Basta leer con cierto detenimiento los artículos periodísticos para encontrar el latido de seres humanos de excepción. A veces son los protagonistas de la actualidad que brillan con titulares de neón. A veces son los ciudadanos desconocidos que aparecen, si lo hacen, muy detrás de la noticia, aunque luzcan invisibles gestas en la solapa.


Éste es un homenaje a un centenar de personajes buscados y hallados en todos los rincones del planeta, si bien, fieles a la vocación de EL PAÍS como periódico global en español, se han centrado las pesquisas en los personajes de origen iberoamericano, lo que, aunque parezca contradictorio, no ha sido limitante. El criterio aplicado, lejos de reducir opciones, ha sido una útil herramienta para abrir el espectro frente a una actualidad que idealiza y jalea hasta la extenuación todo lo anglosajón eclipsando otros mundos.
Y así es como este periódico ha confeccionado una lista redonda, pero incompleta por definición, con todos aquellos que, objetivamente, han destacado este año y los que, sin ser apenas conocidos, son dignos de destacar. Unos y otros responden, seguramente, a los anhelos de los lectores de EL PAÍS porque han demostrado poseer una cualidad (o varias) por la que ser admirados.
En esta tarea de homenajear a un centenar de personajes, EL PAÍS ha contado con la colaboración de lujo de decenas de firmas que, como un caleidoscopio, han multiplicado el valor de la galería. Porque junto a periodistas de EL PAÍS o de otros medios, los hay que han hablado de personajes a los que les une la afinidad política, la adversidad común o la entrañable amistad, cuando no los lazos de sangre.


Durante la elaboración de este número especial, El País Semanal ha descubierto dotes literarias allá donde no las esperaba, la generosidad de personas muy relevantes dispuestas a adaptarse al personaje y al espacio elegidos para ellos, y se ha encontrado con la sorpresa de haber seleccionado a dos hermanos sin saberlo: un ingeniero aeronáutico de Airbus y el director del centro de investigación de la malaria de Manhiça (Mozambique). Ambos han sido colocados en la misma página, por si su familia quiere enmarcarla, por si algún lector quiere guardarla como ejemplo de los caprichos de la genética.


Los personajes seleccionados han añadido durante 2008 un nuevo mérito a su palmarés. Algunas causas propias de este tiempo han puesto a EL PAÍS sobre sus pistas. La recuperación de la memoria histórica reúne a un lado y otro del Atlántico a una legión de ciudadanos dispuestos a desenterrar la verdad y que casi siempre trabajan a contracorriente, enfrentándose a los que creen que barrer bajo la alfombra evita los efectos secundarios de una meticulosa higiene social.
La crisis financiera y económica ha puesto a flote a muchos profesionales que supieron prever y laborar en tiempos de bonanza. Y así es como en 2008 todos los expertos han vuelto su mirada hacia un gobernador del Banco de España ya jubilado o como causan renovada admiración empresarios que sobreviven con éxito.
La violencia que sacude a países como México y Colombia y la represión que persiste en Cuba han conocido también luces y sombras que pasan por liberaciones de película y por gestos de infinito coraje frente a unos poderes públicos incapaces de entender la libertad o de proteger a sus propios ciudadanos.


La expansión del mundo hispano en Estados Unidos es, por último, el otro gran rasgo característico del año 2008. La comunidad hispana de la primera potencia mundial conformaría ya el segundo país de habla española del mundo, después de México, según un reciente informe del Instituto Cervantes, que la sitúa en 45 millones de personas, sin contar a los inmigrantes irregulares. Su voto ha sido, además, determinante para la victoria del demócrata Barack Obama.


Los 100 iberoamericanos aquí seleccionados desarrollan sus conocimientos y cualidades en todas las partes del mundo: de Nueva Delhi a París, de Ginebra al Congo. Pero fuera de nuestras fronteras es en Estados Unidos donde se concentra el mayor número de iberoamericanos de prestigio. Ahí es donde han conquistado las universidades, las pasarelas de la moda, los teatros de Broadway, los platós de cine o la sede central de la Organización de las Naciones Unidas.

Carla y Nico
© PRISACOM S.A. -Ribera del Sena s/n, Edificio APOT 4ª planta, Madrid, España- | EL PAÍS.com

elpais.com