Retrato de un país

31. Famoso

+Info
Famoso

Alessandro Lequio, 49 años

La lucha desmontar una imagen

Por Lola Galán

Han pasado más de 18 años desde su llegada a España, y Alessandro Lequio di Assaba y Torlonia, más conocido como el conde Lequio, o Lequio a secas, sigue siendo una voz potente en el coro local de famosos. Las televisiones le reclaman, los paparazzi le persiguen y la gente le reconoce por la calle. La vida le ha hecho famoso, y vive de serlo. "No creo que las empresas me hayan contratado por mi fama. Lo que importa son otras cosas. Al menos eso espero", protesta él. Hijo de Alessandra Torlonia de Civitella Cesi, prima hermana de nuestro rey Juan Carlos I, y del ya fallecido Clemente Lequio di Assaba, Lequio, Alessandro nació en Lausana (Suiza) el 23 de junio de 1960. Se doctoró en Historia en la Universidad de Turín e hizo un máster en el centro de estudios de Fiat. En 1991, con apenas 31 años, era ya adjunto a la presidencia de Fiat Ibérica.

Pero en Madrid cambió el rumbo de un destino planificado. Lequio, casado en 1987 con la modelo italiana Antonia Dell'Atte, con la que tuvo un hijo, se enamoró de la actriz Ana García Obregón. Conquistó portadas de revistas y fama de playboy a un tiempo. La historia de amor terminó con otro hijo, Alessandro, que ha cumplido ya los 16 años, y una sonada ruptura que se sumó al escándalo previo de su separación de Dell'Atte. Lequio siguió añadiendo conquistas y subiendo el precio de las exclusivas. Agua pasada. Casado por segunda vez en noviembre de 2008 con la periodista María Palacios, parece incluso molesto con esa vieja imagen. En la conversación no baja la guardia, esperando o temiendo que la periodista le juegue alguna mala pasada. Ansioso por desmontar las ideas que circulan sobre su persona. "Llevo diez años trabajando en el periodismo. He escrito en una página web, artículos de opinión en Interviú e intervenido en televisión. Primero, con [Javier] Sardá, en Crónicas marcianas; luego, con María Teresa Campos, y ahora llevo cinco años en el programa de Ana Rosa Quintana, en Telecinco. Es un oficio bien remunerado. Siempre he trabajado con los mejores".

Hasta hace poco, Lequio entrevistaba a un personaje por semana para la revista Qué Me Dices. "Los dueños decidieron suprimirlo. Los medios están sufriendo la crisis". En su caso, la situación dista de ser grave. "Gracias a Dios, María, mi mujer, y yo seguimos teniendo trabajo, pero como no vivimos aislados, ves cómo afecta a tu entorno. Mi cuñada, abogada, acaba de perder el empleo".

Él se define austero. "No salgo de noche, voy rara vez a comer a un restaurante". ¿Y la ropa, esencial para un dandi? "No compro casi, sigo usando la que heredé de mi padre". Ventajas de mantenerse en los 76 kilos de peso, perfectamente distribuidos en sus ciento ochenta y cinco centímetros de estatura. Nuevamente hay que darle las gracias a la herencia. "Son los genes, mi padre era muy delgado", dice, entre calada y calada de su cigarrillo.

Fotografía de Marta Soul

Subir
elpais.com
Diario EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200
el país semanal