Retrato de un país

22. Funcionaria

+Info
Funcionaria

Arancha Alonso, 42 años

Una ventanilla abierta al mundo

Por Daniel Verdú

Aunque le tocara la lotería, asegura que seguiría siendo funcionaria. En todo caso, pediría una excedencia. Porque le gusta. Y porque le costó mucho sacar la plaza y no renunciaría a ella así como así. Ni por una millonada. Y es raro, porque Arancha Alonso García, de 42 años, quiso dedicarse un día al teatro. Pero acabó detrás de la ventanilla para interpretar otra función: la pública. Y así, cada día, desde hace diez años, se dedica a hurgar en los números de la gente y a hacerlos cuadrar en la Oficina de Atención al Contribuyente del Ayuntamiento de Madrid.

Los 33.000 euros más horas extras que cobra caerán por su propio peso en su cuenta a final de año aunque se hunda el capitalismo en Occidente. Pero por el camino asiste cada día al dolor de cabeza infinito de los que sí padecen la crisis. Embargos, caída de las plusvalías, fraccionamiento de deuda. Su mesa da pocas alegrías. Pero ella intenta poner buena cara y explicar bien a qué se enfrenta cada uno. "Para que al menos no tengan que volver mil veces". Y en eso ella se esfuerza. Con las 50 o 60 personas que puede atender al día. "Porque tu ventanilla es tu mundo. Ahí eres tú el jefe y tú resuelves los problemas y decides", proclama. "No es verdad que seamos unos escaqueados", asegura. ¿Y el absentismo de casi el 20%? "En eso, tampoco", concede. "La gente que está de baja es mayor, no se encuentra bien o está muy quemada. Tienen depresiones. Para no venir a trabajar necesitas un justificante. Y eso no lo regalan".

Fotografía de Javier Morán

Subir
elpais.com
Diario EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200
el país semanal