Retrato de un país

69. Pintor

+Info
Pintor

Luis Gordillo, 70 años

Entre vanguardia y retaguardia

Por Elsa Fernández-Santos

Luis Gordillo dijo que el dilema para el artista maduro es mantener la delicada relación entre vanguardia y retaguardia. Atípico pintor que se ha sacudido todas las etiquetas, Gordillo (Sevilla, 1934) acaba de inaugurar en Nueva York una exposición presidida por tres gigantescos polípticos. Tres piezas monumentales inspiradas en el trabajo de tres maestros de la fotografía estadounidense: Lee Friedman, Garry Winogrand y Diane Arbus. Gordillo es dueño de una biografía en la que se repite de manera inquietante una palabra vacía hoy de su viejo existencialismo. Década tras década, el artista se enfrentaba a sí mismo sumido en eternas crisis creativas. "Quiero ser distinto, no de los otros, sino de mí mismo", ha dicho un hombre que reclama el derecho a la contradicción. La lucha de todo artista consigo mismo, esa solitaria y extenuante batalla, ese lugar del que no se puede escapar. Ahí descansa Luis Gordillo.

Pero la madurez, recuerda el artista, aplaca la energía del creador-guerrillero y la inquietud surge al reflexionar sobre el presente, sobre la otra crisis, la de estos feos tiempos: "Yo soy un afortunado que vendo poco, pero muy caro. Pero tengo muchos amigos artistas que empiezan a tocar fondo. Ésta es una profesión de parados, quitando a unos cuantos se pasa muy mal. Parados de los que no se habla, que no salen en los periódicos. Triste. Lo que me asusta de esta crisis es que no se ve el final, sólo un fondo lleno de culebras. Cualquier día nos come. Donde yo vivo, somos todos unos señoritos, los problemas les tocan a otros, pero detrás de las fachadas siempre hay drama".

Fotografía de Jordi Socías

Subir
elpais.com
Diario EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200
el país semanal