Retrato de un país

28. Vigilante jurado

+Info
Vigilante jurado

Ana Díaz, 34 años

Niña disfrazada de El Zorro

Por Joseba Elola

Nunca le gustó llevar falda. De pequeña le encantaba subirse a los árboles y no era plan que los chicos se quedaran ahí, bajo las ramas, mirando.

Era un trasto. Despreciaba los disfraces de cenicienta, prefería el de poli. O el de El Zorro. Un Zorro, eso sí, peculiar, con coletas y con los labios pintarrajeados de rojo. Preludio de un futuro profesional: vigilante de noche, estilista de día.

A sus 34 años, Ana Díaz asegura que la tormenta económica no le afecta. En tiempos de crisis crece la inseguridad, sí, pero también se demandan menos servicios de seguridad.

Viste el uniforme y las botas negras de diez de la noche a diez de la mañana. "La noche hay que aguantarla". Ratos de soledad y de miedo, las rondas, los momentos de flaqueza de los que sólo se escapa con un café cargado. Le gusta trabajar de noche. Su pareja se dedica a lo mismo, así que viven sincronizados.

Recuerda aquel episodio en un hospital en que un chico que se negaba a someterse a una transfusión tenía a una enfermera inmovilizada con un tenedor en el cuello. ¿Qué se hace?: "Le luxas la mano. Tienes que actuar rápido". Asegura que lo que quiere es transmitir respeto: "Que digan: vaya una tía con dos cojones".

Fotografía de Javier Morán

Subir
elpais.com
Diario EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200
el país semanal