Retrato de un país

100. Voluntaria

+Info
Voluntaria

Cristina González, 36 años

Una mano tras el cayuco

Por Juan Manuel Pardillas

Desde hace casi dos años, Cristina González es la mano amiga de los inmigrantes subsaharianos en Tenerife. Les atiende como voluntaria de Cruz Roja, adscrita al Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) del sur de la isla. De día, tarde, noche, madrugada, llegan en relativo buen estado de salud tras cuatro días de navegación desde Mauritania; o con apenas un hilo de vida si han recorrido más de 2.000 kilómetros desde Senegal, Gambia.

Esta joven de Icod (Tenerife) es una de los más de 60 voluntarios que no pestañean en cuanto suenan mensajes de alerta a cualquier hora: "Llegada de cayuco con 43 tripulantes. Personal disponible acuda a mull Los Cristianos a las 16.40 horas. Confirmen al teléfono.". Las primeras manos cálidas que siempre recordarán estos hijos de África. Los más afortunados, porque otros muchos ni llegan.

Siempre hay una próxima alerta desde 1994, cuando dos saharauis abrieron esta puerta a Europa. Hasta hoy han alcanzado Canarias unos 100.000 africanos. La crisis de los cayucos de 2006 -llegaron a Tenerife 31.000 africanos- fue el estímulo que hizo saber a Cristina que quería estar ahí, "ayudando".

Fotografía de Pedro Peris

Subir
elpais.com
Diario EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200
el país semanal