Una ola de cambio

La pobreza, el hartazgo por el inmovilismo político y la falta de democracia han encendido la mecha de protestas sociales en el Magreb y Oriente Próximo. Primero cayó el presidente de Túnez, Ben Ali, y después el de Egipto, Hosni Mubarak, como consecuencia de una presión popular que, tras dos semanas de protestas, se volvió insoportable para el régimen.

compártelo

  • Compartir en Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Argelia

Revueltas en Argelia

Argelia

Abdelziz Buteflika
Abdel-Aziz Buteflika
73 años.
Presidente desde 1999
Población 14-29 años:
33%
Renta per cápita:
3225 euros
Paro:
10%
IDH:
84º de 169
Alfabetización:
69,9%
Musulmanes:
99%

FOTO: Agencia Reuters

Una rebelión más juvenil y violenta

IGNACIO CEMBRERO

Tras la crisis en Túnez, la protesta social estalló en la vecina Argelia, el país más poblado y rico del Magreb. En la capital, en una decena de ciudades y, sobre todo, en Orán, la segunda aglomeración urbana del país, cientos de jóvenes se enfrentaron violentamente a las fuerzas del orden. El origen de la protesta no es tan preciso como en Túnez, pero sí es igual de espontáneo. Los primeros brotes de descontento surgieron el 4 de enero en Argelia, pero fue el 5 y el 6 cuando los jóvenes, muchos encapuchados y provistos de palos o de barras de hierro, se apoderaron del centro de Orán y de al menos cuatro barrios de Argel, incluido el céntrico de Bab el Ued, aquel en el que comenzó la "revuelta del pan" de 1988.

En Argelia la rebelión es más juvenil, menos masiva, y más violenta que en Túnez

Se echaron a la calle para denunciar la subida de los precios de algunos productos básicos, como el aceite y el azúcar, destrozaron el mobiliario urbano, y apedrearon y lanzaron cócteles molotov contra edificios públicos, empezando por alguna comisaría como la de Bab el Ued. "El Estado seguirá subvencionando los productos de primera necesidad", se apresuró a declarar el ministro de Comercio, Mustafá Benbada, en un intento de acabar con la revuelta.
En Argelia la rebelión es más juvenil, menos masiva, y más violenta que en Túnez. Más allá de sus desencadenantes puntuales en ambos casos pone de relieve la desesperación de una juventud mayoritariamente en paro, que se considera sin futuro y oprimida por regímenes autoritarios aunque de distinto signo económico, liberal en Túnez y con reminiscencias socialistas en Argelia.

Cronología

26 de febrero.

Manifestaciones en Argel

Análisis

Primavera en Argelia

Primavera en Argelia

JORDI VAQUER

A los fracasados intentos de cambio de régimen ha seguido una explosión de conflictos sociales

¿La tercera revolución?

¿La tercera revolución?

IGNACIO CEMBRERO

La división de la oposición y el miedo a la violencia lastran las movilizaciones

La revuelta del pan (tunecina)

La revuelta del pan (tunecina)

M. Á. BASTENIER

La insurrección es una oportunidad para Túnez si da voz a un islamismo pacífico y político

En imágenes

Protesta universitaria en Argel

Protesta universitaria en Argel

Miles de estudiantes tratan de llegar hasta el palacio de Bouteflika

ELPAÍS.com
© EDICIONES EL PAÍS, S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid (España)