Una ola de cambio

La pobreza, el hartazgo por el inmovilismo político y la falta de democracia han encendido la mecha de protestas sociales en el Magreb y Oriente Próximo. Primero cayó el presidente de Túnez, Ben Ali, y después el de Egipto, Hosni Mubarak, como consecuencia de una presión popular que, tras dos semanas de protestas, se volvió insoportable para el régimen.

compártelo

  • Compartir en Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Egipto

Egipto

Mohamed Hussein Tantaui
Mohamed Hussein Tantaui
75 años.
Jefe del Consejo Superior Militar
Población 14-29 años:
31%
Edad media:
24 años
Renta per cápita:
1.500 euros
Paro:
9,7%
IDH:
101º de 169
Alfabetización:
71,4%
Musulmanes:
90%
Coptos:
9%
Otros cristianos:
1%

FOTO: AFP GAMAL NOMAN

El Berlín 1989 de los árabes

JAVIER VALENZUELA

Ha sido duro, muy duro, y hermoso, muy hermoso. El pueblo egipcio, liderado por su ciberjuventud democrática, ha dado al mundo una inmensa lección de claridad de ideas, valentía y tenacidad. La inmensa multitud de la plaza de Tahrir, jóvenes y mayores, de clase media y pobres de solemnidad, hombres y mujeres, cristianos y musulmanes, insistía en la salida del autócrata Mubarak antes de contemplar siquiera la posibilidad de una transición a la democracia más o menos negociada entre el régimen y la oposición, y tenía toda la razón del mundo. Nada de lo que se le prometiera tenía el menor viso de credibilidad si seguía en el trono un faraón convertido en momia, un cadáver político testarudamente aferrado al cargo.

Mubarak se acaba de ir . El pueblo le ha ganado el pulso. Un día antes de su dimisión, Mubarak aún insistía en quedarse, en aguantar hasta septiembre, en liderar en persona la transición. Era un disparate monumental, por mucho que le apoyaran los halcones israelíes, otros déspotas árabes, los elementos más conservadores del establishment norteamericano y la pusilanimidad de los dirigentes europeos. Era un despropósito porque el pueblo de Tahrir no se iba a ir, no iba a abandonar el combate. Al contrario, iba a redoblarlo, aún más decepcionado y frustrado, con el refuerzo, además, de otros cientos de miles de egipcios en este viernes de las plegarias en las mezquitas. En los últimos días su lema venía a ser éste: "Si el rais es testarudo en su empeño en aferrarse al poder, más lo somos nosotros".

¿Cómo podían contenerse las riadas humanas que han ocupado las calles de las principales ciudades egipcias? Solo una matanza de proporciones descomunales, una matanza nunca vista en vivo y en directo en la historia de la humanidad, podía intentar contener al movimiento egipcio, y aún así era improbable que consiguiera su objetivo.

A partir del momento en que el Ejército egipcio, la institución más prestigiosa del país y de la que han salido los presidentes Nasser, Sadat y Mubarak, se había negado a disparar contra las masas, afirmando incluso que comprendía y aprobaba sus motivaciones, la revolución democrática egipcia ya estaba en vías de ganar. Ahora acaba de conseguir su primer objetivo directo: la salida del autócrata. Y es momento para el regocijo. De los egipcios, los pueblos árabes y todos los demócratas del planeta.

Tahrir significa en árabe "liberación". Y para la gente que ha hecho de esa plaza el corazón palpitante de la lucha por la libertad, de lo primero que cabía liberarse era de ese general de rostro pétreo que ha gobernado el valle del Nilo con mano de hierro durante más de treinta años. Ya habrá tiempo para discutir si Omar Suleiman es o no el hombre de la transición; si es, como todo lo indica, el Arias Navarro de Egipto o si puede dar la sorpresa y ser el Adolfo Suárez. Para insistir en la necesidad de un gobierno de concentración en el que los demócratas desempeñen un papel relevante y que aborde las tareas de elaborar una nueva constitución y preparar unas elecciones libres. Para analizar los méritos y las posibilidades de personalidades alternativas como El Baradei o Amr Mussa. Y hasta para especular sobre el destino de los Hermanos Musulmanes.

Acaba de triunfar la primera, y decisiva, fase de una revolución democrática. La humanidad no había vivido nada semejante desde la caída del Muro de Berlín y la disolución del imperio soviético. Y es que esta primavera de los pueblos árabes tiene poco o nada que ver con Teherán 1979. Sólo cabe entroncarla en Berlín 1989. Es la historia en movimiento, es, en plena crisis económica, el regreso al primer plano de la política internacional de la lucha contra las dictaduras y por la democracia y los derechos humanos.

Ya son dos los autócratas árabes caídos, el tunecino Ben Ali y el egipcio Mubarak, en esta revolución democrática árabe que arrambla con tantos estúpidos prejuicios occidentales, como ese que afirma que lo árabe y lo musulmán son intrínsecamente incompatibles con la democracia. Que demuestra que las cautelas gubernamentales en Occidente no son sólo cobardes traiciones a los principios y valores democráticos, sino también fruto de la pereza intelectual, de no haber hecho los deberes, de no haberse enterado de que el gran protagonista del mundo árabe en este siglo XXI no son los islamistas, sino los jóvenes, esos más de 100 millones de jóvenes árabes que desean libertad, dignidad y justicia.

Cronología

Últimas noticias

Análisis

El retorno de la momia

El retorno de la momia

JACINTO ANTÓN

Zahi Hawass, el exministro de Antigüedades y el malo de 'La Momia', vuelve a serlo cuando ya todo el mundo bailaba sobre su tumba

Egipto, Túnez y Sudamérica

Egipto, Túnez y Sudamérica

ANDRÉS OPPENHEIMER

La oposición egipcia debe evitar destruir toda la obra del régimen anterior

Salvando la revolución egipcia

Salvando la revolución egipcia

SHLOMO BEN AMI

Para mantener la amistad de Egipto con Occidente habrá que limitar el papel político del Ejército

Egipto marca la senda

Egipto marca la senda

EDITORIAL

El más influyente país árabe se aleja aceleradamente de la dictadura de Mubarak

Egipto, año cero

Egipto, año cero

BERNARD-HENRI LÉVY

El problema central es la corrupción: decenas de miles de millones de dólares malversados

El juicio de Osiris

El juicio de Osiris

JACINTO ANTÓN

Hay mucha gente, dentro y fuera de Egipto, que quiere la cabeza de Zahi Hawass

El miedo

El miedo

ANTONIO ELORZA

El clamor popular de Tahrir ha sido una expresión de libertad con alcance universal

Preguntas sobre la revolución egipcia

Preguntas sobre la revolución egipcia

BERNARD-HENRI LÉVY

Es preciso saber si los Hermanos Musulmanes han renunciado a la 'sharía'

La revolución en suspenso

La revolución en suspenso

M. Á. BASTENIER

No está escrito que la democracia tenga que ser la resultante obligada de la transición

En imágenes

Egipto tras la caída

Egipto tras la caída

La plaza Tahrir estalla de alegría tras la dimisión del presidente egipto

Tres décadas de Mubarak

Tres décadas de Mubarak

Un repaso a los más de 30 años en el poder del presidente egipcio y sus encuentros con los líderes políticos mundiales

Los rostros de la resistencia

Los rostros de la resistencia

CLAUDIO ÁLVAREZ

Los manifestantes que participaron en las protestas populares de Egipto

Egipto resiste

Egipto resiste

Los ciudadanos egipcios protestaron durante 18 días en las calles reclamando la salida de Hosni Mubarak

Vídeos

Torturas en Egipto

Torturas en Egipto

Varios militares golpean con un látigo a un detenido y le acusan de ladrón ("harami") en El Cairo, en un vídeo grabado por un vecino con el móvil

Volver a la calma

Volver a la calma

MAYTE CARRASCO / JAIME LÓPEZ

Los ciudadanos colaboran en la limpieza mientras otros siguen protestando

Las celebraciones de El Cairo

Las celebraciones de El Cairo

MAYTE CARRASCO

Música, gritos de alegría y bailes tras la dimisión del presidente egipcio

Acampados en la plaza Tahrir

Acampados en la plaza Tahrir

MAYTE CARRASCO / JAIME LÓPEZ

Los manifestantes, tras diez días de protestas, se organizan como en una pequeña ciudad

Gráficos

Las revueltas en El Cairo

Las revueltas en El Cairo

Consulta aquí el gráfico de las principales protestas populares en la capital egipcia

Audios

Georgina Higueras, desde El Cairo

La enviada especial analiza la situación en Egipto el día en el que Mubarak dimite y la plaza de la Liberación estalla de alegría

Enric González analiza la situación

El periodista y enviado especial habla desde El Cairo el día antes de la dimisión de Hosni Mubarak

ELPAÍS.com
© EDICIONES EL PAÍS, S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid (España)