Una ola de cambio

La pobreza, el hartazgo por el inmovilismo político y la falta de democracia han encendido la mecha de protestas sociales en el Magreb y Oriente Próximo. Primero cayó el presidente de Túnez, Ben Ali, y después el de Egipto, Hosni Mubarak, como consecuencia de una presión popular que, tras dos semanas de protestas, se volvió insoportable para el régimen.

compártelo

  • Compartir en Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Libia

Revueltas en Libia

Libia

Mohamed Ghanuch
Muamar el Gadafi
69 años.
en el poder desde 1969 tras un golpe de Estado.
Población 14-29 años:
31%
Renta per cápita:
8.765 euros
Paro:
30%
IDH:
53º de 169
Alfabetización:
51,2%
Musulmanes:
82,6%

Gadafi, el tirano más cínico

ENRIC GONZÁLEZ

Calificar a Muamar el Gadafi de dictador excéntrico sería empequeñecer al personaje. Primero, porque no solo cumple hasta el último precepto del manual del buen tirano (41 años en el poder, conversión de Libia en una finca familiar, pretensiones dinásticas, culto a la personalidad, represión minuciosa de la disidencia), sino que aporta un toque exquisitamente cínico al oficio: acusa a los libios de todos los males del país, ya que, dice, en 1977 él les entregó el poder absoluto a través de la jamahiriya, un sistema político de su invención traducible como república de las masas; si las cosas no funcionan, es culpa de ellos.
Segundo, porque Gadafi es más que excéntrico. Hace cosas como viajar con su famosa falange de amazonas supuestamente vírgenes y con sus camellos, o lucir un vestuario singularmente exclusivo, pero además carece de límites cuando intenta expresar un punto de vista o desea permitirse un capricho: es capaz de irrumpir en una reunión de la Liga Árabe y ponerse a orinar en la sala, o de comparecer en un acto oficial maquillado como una Barbie y con zapatos de tacón.

Hablar de un "dictador excéntrico", aunque fuera en términos superlativos, seguiría empequeñeciendo al personaje. Gadafi es también un dirigente astuto y pragmático, que supo abandonar a tiempo el papel de azote de Occidente y máximo financiador del terrorismo mundial para convertirse en un estadista elogiado en Washington y las capitales europeas. Un diplomático francés le definió como "un kamikaze que jamás pierde el control". Un diplomático estadounidense le definió como "inteligente y reflexivo, bajo una apariencia estúpida".

A los hombres suele conocérseles por su infancia y su juventud. Muamar el Gadafi nació el 7 de junio de 1942 en un campamento beduino cercano al puerto libio de Sirte. Entonces, el país se llamaba aún Noráfrica Italiana. La guerra, cuyo fin supuso la caída del imperio de Mussolini, dejó tras sí un territorio desértico y arruinado, plagado de minas, del que nadie quería hacerse responsable. Se decidió entregárselo a un rey, Idris, más o menos complaciente con las potencias vencedoras. El niño Gadafi fue un beduino despreciado por sus compañeros de clase. El joven Gadafi, militar de academia, absorbió el sentimiento que más unía a la sociedad libia, un anticolonialismo furioso, y tomó como ídolos al Che Guevara y al presidente egipcio Gamal Abdel Nasser.

El 1 de septiembre de 1969, cuando participó en el golpe de Estado contra la monarquía, Gadafi no era nadie en la jerarquía militar: un simple capitán del Cuerpo de Señales, sin armas a su disposición. Pero era alguien entre sus compañeros, unos cuantos oficiales que nombraron presidente a un tipo carismático de solo 27 años.

El líder libio ha unido excentricidad y pragmatismo durante sus 40 años en el poder pasando de financiar al terrorismo a reconciliarse con Occidente

En Libia acababan de descubrirse gigantescas reservas de un petróleo de excelente calidad, lo cual permitió a Gadafi establecer un régimen basado en los servicios sociales gratuitos (el nivel educativo y la esperanza de vida son hoy de los más altos en África), en el código moral islámico y en el nacionalismo panarabista. Imitando a Mao, otro de sus modelos, publicó entre 1972 y 1975 los tres tomos del Libro Verde, en el que expuso los principios teóricos de la jamahiriya, un sistema asambleario que definía como "democracia perfecta". Tan perfecta, según Gadafi, que el presidente y jefe supremo de las Fuerzas Armadas no requería un rango superior al de coronel, dado que en una sociedad como la libia, cuyo poder era ejercido directamente por el pueblo, carecían de sentido las jerarquías tradicionales.

Imposible detallar aquí su actividad diplomática. Conviene recordar que intentó fusionar Libia con Egipto, Siria, Túnez y Sudán, que invadió Chad, que respaldó a los tres tiranos más sangrientos del África poscolonial (Bokassa en el Imperio Centroafricano, Idi Amin en Uganda, Mobutu en Zaire), que financió sin discriminaciones ideológicas a cualquier grupo guerrillero o terrorista que le pidiera dinero (solo exigía que el grupo en cuestión se definiera como "anticolonialista" o "antiimperialista"), y que participó en casos de terrorismo de Estado en el extranjero como la destrucción de dos aviones de pasajeros (UTA en 1986, Pan Am en 1988) o de una discoteca en Berlín (1986).

Es posible que su responsabilidad en esas matanzas no fuera tanta como la atribuida y que algo tuvieran que ver los servicios secretos sirios e iraníes. Pero Gadafi prefirió asumirla por completo y pagar el precio del perdón. El que fue gran aliado de Moscú descubrió, tras la caída de la Unión Soviética, que entre el odiado imperialismo estadounidense y el peligroso integrismo islámico debía elegir un mal menor, el que le permitiera mantenerse como "líder fraternal" de la revolución libia.

Había soportado en 1986 un bombardeo ordenado por Ronald Reagan en el que murió su hija adoptiva Ana, de cuatro años. Aun así, eligió la reconciliación. Pagó indemnizaciones, ofreció contratos petrolíferos, renunció a combatir el neocolonialismo, se sumó a la "guerra contra el terrorismo" de George W. Bush y en 2008 acabó siendo invitado por Barack Obama a la cumbre del G-8. Incluso propuso que israelíes y palestinos hicieran la paz compartiendo un país llamado Isratina; cuando vio que no le hacían caso, afirmó que israelíes y palestinos eran "idiotas".

Cronología

Últimas noticias

Análisis

Una cierta Europa aprueba el examen libio

Una cierta Europa aprueba el examen libio

JAVIER VALENZUELA

Lo novedoso y positivo es que el liderazgo en la intervención no haya sido de EE UU

Banalización de la geopolítica

Banalización de la geopolítica

M. Á. BASTENIER

Ante la presente situación de tablas en Libia hay o pronto tendrá que haber asesores occidentales

Principios del multilateralismo en el siglo XXI

Principios del multilateralismo en el siglo XXI

MANUEL ESCUDERO

Vivimos tiempos ensombrecidos por la crisis, el paro, el desnorte del capitalismo y las crisis recurrentes de alimentos, agua, energía o clima

Desajuste y atasco en la arena libia

Desajuste y atasco en la arena libia

JESÚS A. NÚÑEZ VILLAVERDE

La comunidad internacional ha puesto toda la carne política en el asador, pero sin activar los medios militares para lograrlo

Nadie al volante

Nadie al volante

En la primera reunión del llamado Grupo de Contacto en Doha se apreciaron las diferencias que separan a los europeos

Libia y la coalición

Libia y la coalición

Las muertes de civiles comprometen la razón última de ser de la resolución de Naciones Unidas

Fuego amigo, señales de tablas

Fuego amigo, señales de tablas

JOHN LEE ANDERSON

Viajando por las carreteras de Libia el fuego amigo puede llegar a ser letal

El tipo que daba más miedo que Gadafi

El tipo que daba más miedo que Gadafi

W. OPPENHEIMER

Musa Kusa dirigió durante 15 años los servicios secretos a la sombra del dictador

Una pinza contra Obama

Una pinza contra Obama

LLUÍS BASSETS

Los 'neocons' aplauden, los radicales le critican; unos y otros le equiparan con Bush

Las armas son nuestras

Las armas son nuestras

RAMÓN LOBO

La estrategia en Libia es una copia de la seguida en Afganistán en 2001

Avances rebeldes

Avances rebeldes

JON LEE ANDERSON

El periodista estadounidense analiza las posibilidades que los rebeldes tienen de avanzar hasta Trípoli

¿Es esto una guerra?

¿Es esto una guerra?

JOSÉ MARÍA RIDAO

El conflicto semántico sobre la presencia española responde a intereses ideológicos

Una resolución con dos ambigüedades

Una resolución con dos ambigüedades

ÁNGEL VIÑAS

¿Permite derrumbar al régimen de Gadafi? ¿Excluye la introducción de fuerzas de tierra que no sean de ocupación?

¿Qué tiene que ver Auschwitz con Bengasi?

¿Qué tiene que ver Auschwitz con Bengasi?

MOISÉS NAÍM

Estos episodios son relevantes para el debate sobre la intervención extranjera

El mejor ZP

El mejor ZP

JOSÉ IGNACIO TORREBLANCA

Si lo que interesara fuera el petróleo, bastaba esperar 72 horas y ver la caída de Bengasi

Libia y la primavera árabe

Libia y la primavera árabe

JUAN ANTONIO YAÑEZ-BARNUEVO

La acción en Libia se sitúa en el contexto de una revolución democrática árabe que hay que sostener

La guerra del pequeño Nicolás

La guerra del pequeño Nicolás

LLUÍS BASSETS

Sarkozy ha tomado decisiones graves a espaldas de la UE, pero ha evitado la catástrofe

Gadafi como problema

Gadafi como problema

M.Á. BASTENIER

La intervención occidental no es comparable a la invasión norteamericana de Irak

¿Irak 2003? ¿Por qué no España 1936?

¿Irak 2003? ¿Por qué no España 1936?

JAVIER VALENZUELA

Resulta penoso escuchar a progresistas de buena fe equiparar la intervención en Libia con la de Irak en 2003

Sin cambio no habrá paz

Sin cambio no habrá paz

JORDI VAQUER

Solo regímenes que sean vistos por la población como legítimos garantizan a un país árabe estabilidad

Shakespeare en Trípoli

Shakespeare en Trípoli

RAMÓN LOBO

Matar o no matar a Gadafi, esa es la cuestión

La guerra más europea

La guerra más europea

XAVIER VIDAL-FOLCH

La acción sobre Libia se desencadena solo cuando la opinión pública occidental llega al punto de no retorno de saturación por razón humanitaria

Gadafi y sus amigos

Gadafi y sus amigos

LLUÍS BASSETS

¿Quién no le ha vendido armas? ¿Quién no ha sacado provecho de sus inversiones?

No era Saladino, era Nerón

No era Saladino, era Nerón

JAVIER VALENZUELA

Gadafi, por extraño que parezca ahora, fue un joven guapo y que se pretendía revolucionario

En imágenes

Retratos de rebeldes libios

Retratos de rebeldes libios

La revuelta y guerra en Libia a través de los rostros de que se oponen al régimen de Muamar el Gadafi

'El amanecer de la Odisea'

'El amanecer de la Odisea'

La primera oleada de ataques de las fuerzas aliadas ha conseguido sus objetivos en Libia

Júbilo en la revuelta libia

Júbilo en la revuelta libia

La alegría de ciudadanos libios por la intervención en el conflicto que vive el país

Vídeos

Visita al hospital de Bengasi

Visita al hospital de Bengasi

MAYTE CARRASCO

Los heridos se acumulan en el hospital de la capital de los sublevados

Gadafi: "Venceremos contra el nuevo nazismo"

Gadafi: "Venceremos contra el nuevo nazismo"

El líder asegura que resistirán en el campo de batalla porque lo que defienden es su dignidad

Primeras imágenes del ataque 'aliado' contra Gadafi

Primeras imágenes del ataque 'aliado' contra Gadafi

Barcos de guerra y submarinos de EE UU y Gran Bretaña han lanzado más de 110 misiles

Un avión de los rebeldes, derribado en Bengasi

Un avión de los rebeldes, derribado en Bengasi

Al menos 8 personas habrían muerto en esos ataques. En el sur de Bengasi, un avión de combate de los rebeldes ha sido derribado.

Los rebeldes se organizan

Los rebeldes se organizan

BERNARDO PÉREZ

La oposición a Gadafi se concentra en los accesos a Bengasi

Avalancha humanitaria en Ras el Ajdir

Avalancha humanitaria en Ras el Ajdir

GORKA LEJARCEGI

Jóvenes tunecinos intentan contener a los que huyen por el paso fronterizo entre Túnez y Libia

Desafío a Gadafi

Desafío a Gadafi

Un grupo de manifestantes grita "¡Hermanos de Zawia, haced que la noche se vuelva luminosa!", a 44 kilómetros de la capital

Gráficos

Cronología de la operación Amanecer de la Odisea

Cronología de la operación Amanecer de la Odisea

Gráfico de la intervención para el establecimiento de una zona de exclusión aérea sobre Libia

El mapa de la guerra en Libia

El mapa de la guerra en Libia

Consulta los puntos estratégicos de la ofensiva al país norteafricano

Ofensiva sobre Zauiya

Ofensiva sobre Zauiya

Las tropas leales a Gadafi cercan y atacan Zauiya

Combates en Brega

Combates en Brega

¿Sabes dónde está Brega? Consulta los principales focos de la revuelta en Libia

El avance hacia Trípoli

El avance hacia Trípoli

Las fuerzas rebeldes avanzan con fuerza hacia la capital

Ciudades tomadas en la revuelta

Ciudades tomadas en la revuelta

Las localidades del norte, menos Trípoli y Sirte, están bajo el poder de los rebeldes

ELPAÍS.com
© EDICIONES EL PAÍS, S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid (España)