Una ola de cambio

La pobreza, el hartazgo por el inmovilismo político y la falta de democracia han encendido la mecha de protestas sociales en el Magreb y Oriente Próximo. Primero cayó el presidente de Túnez, Ben Ali, y después el de Egipto, Hosni Mubarak, como consecuencia de una presión popular que, tras dos semanas de protestas, se volvió insoportable para el régimen.

compártelo

  • Compartir en Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter

Túnez

Revueltas en Túnez

Túnez

Mohamed Ghanuch
Mohamed Ghanuchi
69 años.
Primer ministro.
Población 14-29 años:
35%
Edad media:
29,7 años
Renta per cápita:
774 euros
Paro:
35%
IDH:
133º de 169
Alfabetización:
74,3%
Musulmanes:
98%
Cristianos:
1%
Judíos y otros:
1%

FOTO: Agencia FRANCE PRESSE

Todo empezó con un vendedor de frutas

EL PAÍS

El 17 de diciembre de 2010, Mohamed Bouazizi se inmoló en la ciudad tunecina de Sidi Bouzid. Este joven en paro de 26 años que vendía frutas y verduras para sobrevivir probablemente no esperaba convertirse en un héroe internacional cuando se roció con gasolina y se prendió fuego en protesta por la falta de oportunidades en su país. Bouazizi murió en el hospital el 5 de enero y, como consecuencia, vio la luz una revuelta popular que acabó con la dictadura del presidente Zine el Abidine Ben Ali (23 años en el poder) y que encendió los ánimos de miles de personas en Argelia, Libia, Egipto, Yemen, Gaza, Jordania y el Líbano.

La desesperación de Mohamed Bouazizi era habitual. En el país del pequeño Magreb con la renta per cápita más alta (2.715 euros frente a los 2.053 de Marruecos o los 1.500 de Egipto) existe sin embargo, un problema grave de desempleo: más de medio millón de personas no tienen trabajo, sobre un total de 10 millones de habitantes (muchos de ellos jóvenes diplomados).

Ghanuchi ha anunciado ayudas económicas e importantes reformas políticas para aplacar las protestas

El primer ministro, Mohamed Ghanuchi, mano derecha de Ben Ali que asumió el poder bajo la promesa de emprender una transición democrática, ya ha reemplazado a los últimos ministros de la vieja orden y anuncia medidas para aplacar las protestas: ayudas económicas y tarifas más baratas del transporte para licenciados desempleados, duplicación de los fondos de ayuda al desarrollo para regiones desfavorecidas… Las familias de las víctimas de la revuelta (cifradas por la ONU en 219) recibirán 240 millones de euros en indemnizaciones, y los dueños de negocios saqueados también recibirán compensaciones. La Agencia de Comunicaciones Externas, el organismo que dirigía la censura, ha dejado de existir.

La revolución de Túnez ha constituido, además del germen de los cambios políticos en los países árabes, el paradigma de las nuevas tecnologías como herramienta de cambio: Twitter, Facebook, y demás redes sociales sirvieron a los tunecinos para esquivar la censura oficial y enterarse de las muertes (y detenciones de periodistas y activistas. El grupo de ciberactivismo Anonymous, se implicó apoyando las revueltas con un colapso masivo de los sitios web del régimen.

Cronología

Últimas noticias

Análisis

El regreso a Túnez

El regreso a Túnez

JEAN DANIEL

El fracaso tunecino sería desastroso no solo para el mundo árabe, sino para nuestra capacidad de creer en el hombre rebelde

Diplomacia falta de reflejos

Diplomacia falta de reflejos

IGNACIO CEMBRERO

El Gobierno no se significó especialmente en su apoyo a Mubarak, pero sí en el brindado al régimen de Túnez

Túnez tras la revolución

Túnez tras la revolución

JORDI VAQUER

El reto del Gobierno es responder a las grandes expectativas y a los problemas que causaron el estallido revolucionario

El islamismo tunecino

El islamismo tunecino

SAMI NAÏR

No se puede excluir al partido de Ghannouchi, que representa a más del 15% del electorado

La calle conecta con la Red

La calle conecta con la Red

DIEGO BEAS

En Túnez y Egipto se ha materializado la trillada consigna que afirma que la información es poder

De Túnez a Egipto

De Túnez a Egipto

JUAN GOYTISOLO

Las protestas en países árabes rompe el cliché europeo sobre islam y democracia

La "calle" tunecina

La "calle" tunecina

SAMI NAÏR

Asistimos a un cara a cara entre la calle y las resistencias del sistema instaurado por Ben Ali

La revolución, Twitter y Wikileaks

La revolución, Twitter y Wikileaks

TIMOTHY GARTON ASH

Internet no libera automáticamente a nadie. Túnez nos ha mostrado sus ventajas y límites

En imágenes

El campamento de Ras Ajdir

El campamento de Ras Ajdir

Más de 100.000 personas se han refugiado en Túnez tras huir del conflicto libio

Túnez libre

Túnez libre

La muerte del joven Mohamed Bouazizi y las revueltas en las calles tunecinas consiguieron derrocar a Ben Ali, tras más de 20 años en el Gobierno

Protestas contra Ben Ali

Protestas contra Ben Ali

Las promesas de cambios económicos y políticos del Gobierno no fueron suficientes para detener la revuelta contra Ben Ali

ELPAÍS.com
© EDICIONES EL PAÍS, S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid (España)